INTELIGENCIA EMOCIONAL

La inteligencia emocional es la capacidad de las personas para entender sus propias emociones y las de los demás, para gestionarlas adecuadamente y reaccionar de manera adecuada en cada situación.

Lo que antes denominábamos habilidades sociales, es ahora un campo más amplio que incluye no solo las actitudes ante las circunstancias que se presentan sino también, la capacidad de regular el propio estado emocional para dar una respuesta equilibrada, satisfactoria y acorde a las características del momento.

El trabajo de esta capacidad se debe realizar desde la infancia. Somos seres emocionales desde que nacemos. Continuamente sentimos, expresamos, reaccionamos ante lo que nos sucede y padecemos o nos alegramos por lo que vivimos. En esta página, vamos a exponer una selección de actividades que se pueden llevar a cabo para trabajar la inteligencia emocional con niños y niñas.

Dividimos la sección en tres partes:
- Entender las emociones.
- Gestionar las emociones.
- Técnicas para convivir en sociedad.

Parte 1:
Entender las emociones
En esta primera parte, veremos cómo podemos trabajar las capacidades de los niños y niñas para conocer sus emociones así como entender las de los demás.

Actividad 1
- Mi emoción.
Queremos: que se den cuenta de las emociones y de que cada persona las puede interpretar de distinta forma.
Necesitamos: un grupo de al menos 3 personas.
Descripción:
Pedir al niño o niña que dibuje en un papel su rostro manifestando alguna emoción que hayan sentido a lo largo del día. Después, ha de enseñar el dibujo al resto de compañeros/as o bien a padres, madres, maestros/as, etc. Cada uno de ellos/as, escribirá por detrás el nombre de la emoción que piensan que quiere expresar el dibujo.
Conclusion:
- ¿El dibujo y lo que han escrito por detrás coincide con lo que quisiste expresar?
- ¿Qué te ha enseñado esta actividad?
Al final...
Puede ocurrir que la emoción que quería representar coincida con las emociones escritas por las otras personas, aunque puede suceder que no sea así. Que haya palabras nuevas para él/ella. Habrá que explicárselas. La clave es hacer entender que las personas podemos entender las emociones de distintas maneras y, a veces, nos sentimos incomprendidos. Es importante comunicar bien lo que sentimos y, si algo no lo entendemos o no nos entienden, preguntarlo.

Actividad 2
- Adivina la emoción.
Queremos: que reconozcan emociones y reacciones. 
Necesitamos: que los niños/as vean esta imagen.




Descripción: 
Pedir a los niños/as que miren esta imagen.
Conclusión:
- ¿Qué emoción transmite cada rostro?
- ¿Tu rostro ha transmitido alguna de estas emociones? ¿Cuándo? 
- ¿Qué te apetece hacer cuando sientes cada una de estas emociones?
- ¿Cómo reaccionas cuando ves a alguien que tiene cada una de estas caras?
- ¿Y cómo reaccionan los demás?
Al final...
Alegría (compartirla), tristeza (ganas de llorar, estar callado, estar con alguien), enfado (ganas de gritar, atacar), miedo (ganas de huir o deseo de protección).


Actividad 3
Tristes y contentos
Queremos: que reconozcan emociones en los demás y reaccionen de manera reflexionada.
Necesitamos: la siguente imagen y niños/as a partir de 7 años. 


Descripción:
Pedir a los niños/as que miren esta imagen. Después, que hagan un dibujo con las caras que les parecen alegres y las caras que les parecen tristes. Debajo de las caras que les parecen tristes, que anoten qué harían si vieran a alguien así?
Trabajo:
- ¿Cómo se sienten?
- ¿Qué harías tú si te encuentras a una persona que se encuentra así?
 Al final...
Ponemos en común lo que creemos que es mejor hacer cuando nos encontramos con alguien enfadado o triste, teniendo en cuenta cómo nos gustaría que nos tratasen a nosotros si nos encontrásemos así.



Recursos: